Saltar menú de navegación Teclas de acceso rápido
Locales

‘’Es una aberración fumigar sin ningún tipo de zona de resguardo’'

VIDEO. El abogado ambientalista Guillermo Dalmazzo salió al cruce de las declaraciones del presidente de la Sociedad Rural de Rafaela, que había señalado que el límite para aplicar fitosanitarios debía ser cero. Además cargó contra los concejales por no modificar la normativa actual y extender la línea agronómica. “Deberán pagar el costo político”, aseguró. 

Estuvo en RAFAELA NOTICIAS TV el abogado comprometido con causas socioambientales, Dr. Guillermo Dalmazzo, quien se refirió a la necesidad de modificar el límite agronómico en la ciudad para la aplicación de agroquímicos, algo que viene siendo debatido largamente en el ámbito legislativo local. “La ordenanza actual – que establece un límite de 200 metros- ya tiene varios años de vigencia y hace varios años que se viene pidiendo su modificación, porque quien habla y muchas otras personas, consideramos que hay que hacer modificaciones. Porque la situación con el tema de los agrotóxicos y de las fumigaciones -y sus efectos tanto la salud como en el ambiente-, está más que demostrada. Día a día siguen apareciendo argumentaciones a nivel científico y a nivel empírico dentro de la provincia Santa Fe y en otras provincias. Con lo cual la lucha va a seguir hasta que haya una modificación”, comenzó diciendo Dalmazzo. Quien a su vez recordó que hace 8 o 9 años que diferentes agrupaciones, empezando “Amigos de la Vida”, fueron presentando notas al Concejo sobre el tema para lograr la modificación de la ordenanza sin obtener respuestas favorables. 

Escudos verdes en la periferia de la ciudad

“Yo sigo viendo en la periferia de Rafaela que se siguen utilizando cantidades de agrotóxicos de diversa clasificación toxicológica, más allá de los 200 metros que es lo que establece la normativa. Pero que llegan a la gente y a los barrios por la deriva. Algo que no lo digo yo, sino ingenieros químicos que saben de qué hablan cuando hablan de moléculas químicas, como es el caso de Marcos Tomasoni. Pero también se ha presentado información de médicos, de ingenieros agrónomos, de bioquímicos. Con lo cual vamos a seguir tratando de que se modifique la normativa porque es fundamental que se cambie la utilización del territorio en la periferia de la ciudad. Hay que entender que tenemos que desarrollar escudos verdes frutiortícolas para generar alimentos, tanto para la población de Rafaela, como para las poblaciones aledañas. Y no podemos seguir utilizando esos espacios para producir commodities que se van a través de los camiones a los puertos y luego a Europa o China para alimentar chanchos, vacas y tanques de combustible”, agregó el profesional del derecho. 

Discutir el modelo de producción

Además Dalmazzo recordó que “se ha presentado una nota en el mes de mayo al Consejo, de la cual no obtuvimos respuesta, firmada por diversas agrupaciones político partidarias y agrupaciones que no forman parte de ningún partido, en la cual dentro de los puntos y las propuestas mencionamos el hecho de que tiene que haber un compromiso de todos los bloques partidarios para que año tras año se revea la normativa y se extienda la línea agronómica. Queremos que se hable de una especie de transición hacia la agroecología y otras formas de producir alimentos de verdadera calidad nutricional y no lo que se está produciendo hoy en día”. “Lamentablemente hace casi una década que vemos que, sea del color que sea la bandera que levantan los concejales, nadie se ha comprometido a un nivel de insistir con el tema, porque evidentemente no tenemos una nueva normativa. Ellos tendrán sus motivos, como por ejemplo, algunos hablan de las buenas prácticas agrícolas, algo que es sinceramente una falacia y con lo cual nos quieren vender un modelo que es insostenible desde el punto de vista ambiental”, manifestó el entrevistado. Asegurando que con esas buenas prácticas el ciudadano no puede estar seguro de que "no esté respirando agrotóxicos o que los alimentos que consume están libres de agrotóxicos. Las buenas prácticas agrícolas siguen sosteniendo un modelo de producción agroindustrial que depende de químicos tóxicos para poder sostenerse, y que produce algo que no es alimento para consumo humano sino que es alimento para animales de la otra punta del mundo y para generar biodiesel o bioetanol o para vender aceite de soja. Y no se están produciendo, y ése tiene que ser el fondo de la cuestión y donde se tiene que poner el eje, verdaderos alimentos para la ciudadanía. Y por defecto se está enfermando a la ciudadanía por la deriva de los agrotóxicos que existe, porque no sólo se habla de la deriva primaria que es la que dicen que con las buenas prácticas agrícolas no sucede, sino que Marcos Tomassoni también habla de la deriva secundaria y terciaria, que sucede a las horas, a los días, a la semana siguiente de una aplicación. Y sinceramente no existe persona que haya nacido que pueda controlar el clima a los días o a las semanas, luego de la fecha en que se realiza una aplicación”. 

“La situación acá es ver el modelo de producción que tenemos en la periferia de la ciudad y hacia dónde queremos ir, y dónde queremos estar de aquí a 10, 15, 20 años. Qué modelo de alimentación queremos tener y hacia dónde apuntamos. Ése tiene que ser el eje del debate más allá de la clasificación toxicológica de los agrotóxicos que se utilizan, más allá de la deriva, más allá de las buenas prácticas agrícolas”, continuó comentando Dalmazzo. A quien se le solicitó que explique qué es la deriva: “Básicamente es un fenómeno que implica que parte del producto químico que se quiere aplicar en una parcela de tierra, no se posiciona en esa parcela, en ese objetivo, sino que a través del viento o de la temperatura deriva justamente hacia otras zonas. Es un fenómeno que se da por el hecho de que se está haciendo una pulverización, una aspersión de un elemento químico, y que por las condiciones ambientales se volatilizaba, se mueve y no queda en el cultivo”. 

Prohibición de agroquímicos banda amarilla y de pulverizaciones aéreas

“Se tiene que hablar y discutir sobre el modelo de producción y sin duda se tienen que prohibir determinadas cuestiones que la ordenanza actual no prohíbe como por ejemplo la utilización de agrotóxicos banda amarilla, porque son de los más peligrosos y los cuales se usan en la periferia de la Rafaela. Como así también debiera existir la prohibición de las fumigaciones aéreas, que ocasionan una gran cantidad de deriva; aunque no tengo mucho conocimiento de que se realicen muchas aplicaciones vía aérea en la ciudad, pero seguramente se hacen. Y otra series de propuestas que hemos planteado en este escrito que se presentó en mayo y que desde el Consejo no hubo ningún tipo de respuesta”, expresó Dalmazzo. 

Extensión paulatina del límite agronómico

El abogado también se expresó sobre una posibilidad que se barajó en un momento, respecto a que el límite agronómico se corra a 500 metros, como una medida intermedia entre los 200 metros actuales y los 800 o 1200 que piden los ambientalistas. Señalando: “Hablamos de un proceso de transición que puede empezar por 500 metros, y que año a año se vaya extendiendo para que sea algo paulatino, gradual y en donde se ayude a los productores a producir de otra forma, y que les genere rentabilidad. Algo que está demostrado, porque hay prácticas que llevan adelante ingenieros agrónomos, que están reconocidas por la ONU, y que generan rentabilidad. No automáticamente, pero en un lapso de 2 o 3 años empiezan a generar los mismos rindes, o mayores en algunos casos, pero con muchísimo menor costo de producción, porque no dependen de fertilizantes sintéticos, no dependen de agrotóxicos y no dependen de semillas modificadas genéticamente. Por lo cual vemos que se puede hacer otro tipo de producción. Queremos que el ciudadano entienda que se puede hacer otro tipo de prácticas cuidando la salud del ambiente y la salud de los organismos vivos, incluidos los seres humanos”. 

Respuesta al presidente de la Sociedad Rural de Rafaela

Dalmazzo también fue consultado respecto a los dichos del presidente de la Sociedad Rural de Rafaela, Pedro Rostagno, que había asegurado que el límite agronómico debía ser cero, si existían buenas prácticas agrícolas. El abogado respondió que considera “una aberración plantear que se puede fumigar sin ningún tipo de zona de resguardo. No se puede por defender determinados intereses decir semejante cosa, cuando hay en la provincia de Santa Fe, estadísticamente demostrado a través de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario, una gran cantidad de enfermos y muertos por causas de enfermedades que están vinculadas a la afecciones que ocasionan los agrotóxicos en el ser humano”.

La “irresponsabilidad” de los concejales

Finalmente el entrevistado se refirió a la falta de respuestas sobre el tema de parte de los concejales, que a su criterio “no tienen lo que hay que tener para llevar adelante las modificaciones que se tienen que dar. La información ya la tienen, y deben tener la voluntad política para hacer las modificaciones que tiene que hacer y sino tendrán que pagar el costo político. Porque están siendo desde hace una década básicamente muy irresponsables. Ya a esta altura ni siquiera responden las notas que se les presentan. Con lo cual esto tiene un tinte grave y no les cabe otro término que el de la irresponsabilidad. Porque hay profesionales de instituciones públicas que vienen manifestando lo que está sucediendo con los agrotóxicos y que expresan que hay otras formas de hacer las cosas. También hay experiencias en Hersilia y en Ceres, que no son lugares tan lejanos, en donde vivieron este proceso de lucha para modificar la normativa. Entonces, si en verdad en Rafaela queremos hacernos ver como una ciudad sustentable, vayamos por políticas macro y que tengan verdadero contenido a nivel de sostenibilidad y sustentabilidad ambiental. Y no nos hagamos llamar ciudad sustentable si lo que hacemos es poner parches en determinadas cuestiones, y cuando vamos a las importantes no hacemos las modificaciones que tenemos que hacer”.  

Te puede interesar

Teclas de acceso